domingo, 26 de septiembre de 2010

REGALOS DE DIOS

Anoche tuve un sueño extraño. Habían abierto una tienda nueva llamada “Regalos de Dios”.
Un ángel del Señor atendía los clientes. Pregunté qué vendía, y me dijo:

“Ofrezco cualquier don de Dios.”

Interesado por los precios, me dijo que los dones de Dios son gratuitos.
Había ánforas de amor, frascos de fe, bultos de esperanza, cajas de salvación y muchas cosas más. Yo las quería todas.

“Dame por favor bastante amor a Dios; dame perdón de Dios; un bulto de esperanza, un frasco de fe y una caja de salvación.”

Vi que el ángel, de todo ese gran pedido mío, había hecho un sólo paquetico, y ahí lo tenía sobre el mostrador, tan pequeño como el tamaño de mi corazón.

“¿Será posible? ¿Eso es todo?”

El ángel me explicó:

“Es todo. Dios nunca da frutos maduros. Él sólo da pequeñas semillitas, que cada quien debe cultivar.”


* * * * * *

“Vivir es caminar. Moverse, seguir adelante, abrir camino y otear horizontes. Quedarse quieto no es vivir; es pasividad, inercia y muerte. Y correr tampoco es vivir; es atropellar acontecimientos sin tiempo para saber lo que son.

El caminar mantiene mis pies en contacto con la tierra, mis ojos abiertos al vivo paisaje, mis pulmones llenos de aire nuevo a cada paso, mi piel alerta al saludo del viento. A cada instante estoy del todo donde estoy, y del todo moviéndome al instante siguiente en el flujo constante que es la vida. Caminar es el deporte más agradable en la vida, porque vivir es la cosa más agradable del mundo.

Y mi caminar es caminar contigo, Señor; a tu lado, en tu presencia y a tu paso. Caminar en la presencia del Señor: eso es lo que quiero que sea mi vida. El lujo exquisito del paso reposado, la tradición perdida de andar por andar, la compañía silenciosa, la común dirección, la meta final. Caminar contigo. De la mano, paso a paso, día a día. Sabiendo siempre que tú estás a mi lado, que caminas conmigo, que disfrutas mi vida conmigo. Y cuando pienso y veo que tú disfrutas mi vida conmigo, ¿cómo no la voy a disfrutar yo mismo?” «Me has salvado de la muerte, para que camine en tu presencia a la luz de la vida».
(Padre A. G. Polo).

Bendiciones y paz.FUENTE. CATHOLIC .NET.AUTOR:JUAN RAFAEL PACHECO

3 comentarios:

eligelavida dijo...

Muy bonita reflexión y precioso blog. Desde hoy te sigo. Un saludo desde España!

 Daiana dijo...

Estela corazón , te escribo porque no recibi tu confirmación al inter de navidad por esa razón no te puse en la lista del sorteo pero necesito que me digas si aún sigues interesada en hacer el inter ya que tengo otra amiga de Venezuela con el mismo problema no la puse en el sorteo por no recibir su confirmación a tiempo , ojala me contestes lo antes posible asi te pongo en contacto con ella.Bueno espero tu respuesta!!!Que Dios te bendiga!!besotesssssssssssssss

Angelo dijo...

"Cuando estaba esperando, llegaste Señor. ¡Te necesitaba en mi corazón!"
Feliz y Santa Noche de Navidad. Un abrazo